Foto libro

Foto libro

14 de marzo de 2017

"Momentos estelares de la humanidad" de Stefan Zweig

Otro mes y otro club de lectura en el que hemos compartido esta pequeña obra de relatos, "Momentos estelares de la humanidad" de Stefan Zweig, a cuyo autor pude conocer gracias a sus memorias, a las que dediqué mi última entrada en este blog.

"Momentos estelares..." fue una obra de enorme éxito en Europa en la década de los años 20 ya que se convirtió en lectura obligatoria en centros de enseñanza de Alemania y Austria, llegando a alcanzar los 250.000 ejemplares vendidos. Esto le dio fama internacional a Stefan Zweig, que pudo dedicarse libremente a la literatura y a su otra gran pasión, viajar.

El sentido de esta obra era reunir esos momentos, segundos, días... en que los grandes hombres de la historia cambiaron el mundo, para bien o para mal. Es cierto que algunos relatos no tienen esa trascendencia histórica y no dejan de ser anécdotas en el devenir de los tiempos pero otros marcaron un siglo, una época o incluso, un imperio.

Todos los relatos tienen la misma estructura: una descripción del momento histórico, un clímax donde se acentúa ese momento estelar, y un desenlace de la historia, con las consecuencias que para el mundo tuvieron dichos acontecimientos.

Hemos dudado con Cicerón, sobre el futuro de Roma; hemos visto caer a Bizancio y a todo un imperio; hemos obedecido al mariscal Grouchy hasta hacer perder la batalla de Waterloo; hemos acompañado a Núñez de Balboa a descubrir el Pacífico y hemos acompañado a Lenin en su regreso triunfal en tren hasta la Rusia revolucionaria. Todos ellos son momentos que han marcado efectivamente el devenir de los tiempos, a veces por la valentía o la cobardía de un sólo hombre.

También hemos vivido las aventuras de los hombres que tuvieron un sueño y que, por encima de las dudas de sus contemporáneos, lucharon por hacerlo realidad. Y así estuvimos en el Polo Sur, tendimos el cable del telégrafo hasta América o descubrimos el Dorado.

Stefan Zweig rinde también homenaje a cuatro hombres que él admiraba. Zweig gustaba de coleccionar manuscritos de sus autores y compositores favoritos porque le interesaba mucho ese "momento" de inspiración, las primeras letras, las primeras notas de una composición, cuando las musas acuden a inspirar a los grandes genios. Por eso reúne relatos sobre Goethe, Handel, Tolstoi y Dovstoieski.

Con un estilo claro, conciso, trayéndonos al presente la acción para hacernos partícipes entusiastas de lo que está aconteciendo, nos brinda momentos estelares en los que los hombres miraron más allá de sí mismos para hacer algo grande, algo que cambió la historia de la humanidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada