Foto libro

Foto libro

16 de agosto de 2016

"La víspera de casi todo" de Víctor del Árbol

Policía abnegado, taciturno, con un pasado tormentoso que regresa cada noche para acompañar su insomnio... Esto es un protagonista "como Dios manda".

En una aldea perdida de Galicia, el inspector Germinal y una extraña mujer, Paola, unidos por un pasado aterrador, deben sobrevivir a sus propios fantasmas mientras un nuevo peligro se cierne sobre ellos. Una colisión sin escapatoria que les deparará más dolor, pero quizás también la oportunidad de cerrar sus viejas heridas.

La novela, ganador del Premio Nadal 2016 (lo he sabido hoy al hacer el post) me ha permitido descubrir a su autor, Víctor del Árbol, quien fuera durante más de veinte años "mosso d'esquadra" y que se rebela como una voz potente de la novela negra y policíaca.

Muy recomendable ... pero con la novela negra, me planto por este año.

"La chica del tren" de Paula Hawkins

Cuando uno lee novela negra suele sentir simpatía por ese policía o investigador/investigadora abnegado, curioso, con pasado oscuro pero comprometido con la búsqueda de la verdad.

Pero en el caso de Rachel, la protagonista, es imposible sentir empatía por una mujer alcohólica, desequilibrada, borracha, obsesiva, entrometida ... cuyo único objetivo en la vida es sobrevivir. 

Rachel viaja todos los días en tren a Londres, atravesando la pequeña localidad de Witney donde vive su ex-marido, en su ex-casa, con la hija que ella nunca pudo tener. Y desde la ventana, observa también la casa de un idílico matrimonio, Megan y Scott, por los que comienza a sentir cierta simpatía. Sin embargo, todo cambia el día que Megan desaparece. El mismo sábado por la noche en el que Rachel deambula borracha por las calles de Witney siendo testigo de algo que ni ella misma es capaz de recordar. ¿Habrá sido testigo de un asesinato sin saberlo, le conocerá?

Dudas, secretos y mentiras, muchas mentiras, que se irán resolviendo en esta novela de "misterio". 

Lo dicho, sin empatía por la protagonista en una novela que no creo que merezca el bombo que le han dado.

"El libro de los Baltimore" de Jöel Dicker


"Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera". Así comienza el capítulo I de Ana Karenina, de Tolstoi. Creo que ya he utilizado esta frase en alguna otra entrada del blog pero nunca como ahora me sirve para describir y encuadrar el argumento de esta maravillosa novela que "nos" ha cautivado este verano.


Marcus Goldman pertenece a los Goldman de Montclair, ciudad cercana a Nueva York, de familias de clase media, con casas de clase media y vacaciones de clase media. Mientras, los Goldman de Baltimore son ricos, guapos, tienen una gran casa, villa en los Hampton y parecen felices. 

Marcus ha soñado toda la vida con ser y vivir como ellos. Sus veranos con tía Anita y tío Saul son lo más parecido a la felicidad. Allí forma la banda de los Goldman con su primo Hillel y su medio primo Woody y se enamorará perdidamente de Alexandra. Una vida de sueños e ilusiones truncado por "el Drama" que romperá su existencia y destruirá todo aquello con lo que siempre habían soñado. 

Un fantástico ejercicio de flahsback que nos dirige magistralmente hacia la narración de El Drama, momento crucial de la novela donde desemboca todo y de donde parte todo. Sólo Marcus parece mantener la cordura y la realidad. ¿Habrá sido siempre él el verdadero Goldman?

Muy, muy recomendable.