Foto libro

Foto libro

24 de febrero de 2017

"El mundo de ayer" de Stefan Zweig

Con el fin de preparar mejor la próxima sesión del club de lectura, me he puesto manos a la obra y he leído la autobiografía de Stefan Zweig, "El mundo de ayer". Sin conocer anteriormente la obra de este autor, ha sido fascinante descubrir a uno de los grandes de la literatura del primer cuarto del siglo veinte, tan influyente en su época y tan denostado durante años. Sin embargo, parece que desde finales del siglo pasado, la crítica se ha decidido por recuperar a un gran intelectual, europeísta convencido, y testigo directo de los hechos más interesantes de su época.

Stefan Zweig nace en Viena en 1881, en el seno de una familia judía acomodada, que le permite tener acceso a una educación cuidada, al mundo cultural, musical e intelectual de su ciudad y a entrar en contacto con personajes influyentes de su época. Comienza a escribir desde muy joven con relativo éxito, lo que va a permitirle dedicarse por entero a la literatura y a su otra gran pasión, los viajes.

Educado entre Viena, Berlín y Francia, habla con fluidez varias lenguas, traduce a los grandes de la literatura francesa, pero escribe y piensa en su lengua madre, el alemán.

El cambio de siglo creó en todos los que lo vivieron esperanzas en un futuro mejor, más libre de las ataduras burguesas, librepensador, optimista, conocedor del progreso científico y técnico. Pero las fuerzas internas de los estados, la lucha de clases y la caída de los Imperios desembocarían en el siglo XX en dos terribles guerras mundiales. 

Testigo de excepción de esta época y con una capacidad de análisis y observación extraordinarios, nos va desgranando cuáles fueron los hombres, partidos y acontecimientos que llevaron a ambos acontecimientos.

Un hombre cultísimo que gozó de la amistad de hombres tan importantes como Richard Strauss, Sigmund Freud, August Rodin, Bernard Shaw, Thomas Mann, Paul Valéry, André Gide, Rainer María Rilke, Romain Roland, Marcel Proust... y conoció a personajes como Ravel, Toscanini, Bartok e incluso a Salvador Dalí.

Su afán durante toda su vida fue contribuir a crear una gran hermandad europea, donde los estados pudieran trabajar en común por el progreso de los pueblos. 

Denostado, censurado y expulsado de su país y de Alemania por su condición de judío, se exilia a Inglaterra y después a América, donde pasa los últimos años de su vida, en Brasil. Angustiado por la certidumbre de que el mundo que él había conocido no volvería más, se suicida junto a su mujer una mañana de febrero de 1942.

Una obra escrita con una claridad de ideas absoluta, con una gran capacidad de análisis, nada retórica en su estilo pero con toda la viveza de alguien que ha sido testigo no sólo de un cambio de siglo sino también de un cambio político y social del mundo.

Testigo excepcional de una época convulsa. 

13 de febrero de 2017

"Balzac y la joven costurera china" de Dai Sijie

Continuamos con la segunda sesión del club de lectura del AMPA IES Profesor Hernández Pacheco.  En este caso, elegimos como lectura la novela de Dai Sijie, "Balzac y la joven costurera china".

Sin duda, ha sido una grata sorpresa encontrarnos con este libro que tanto nos enseña del valor de la palabra y de la literatura, de la importancia de la educación, de la amistad, de la familia y del amor. 

Desde los ojos de un joven de apenas 18 años, nos describe la cruda realidad de los campos de reeducación chinos, durante la revolución de Mao, sin entrar en la denuncia social abierta. La espontaneidad de esa edad le hace relatar con humor algunos de los pasajes de su vida cotidiana allí.

Fueron finalmente los protagonistas los que "reeducaron" al pueblo, y sobre todo a la sastrecilla, abriéndoles a la música, a la literatura, al cine y al amor, poniendo el mundo a sus pies.

La literatura y los libros de aquella maleta les salvaron del infierno. Y de aquella experiencia nace la vocación del autor por contar historias, a través de la literatura o del cine.

Todo ello narrando con la sensibilidad del que quiere transmitir lugares, olores, sabores, tactos, y provocar una exaltación de los sentidos.

Espero que no perdamos esa capacidad de sorpresa con nuestras siguientes lecturas. ¡Ánimo!


5 de febrero de 2017

"Serafina y la capa negra" de Robert Beatty

Vuelvo a la literatura juvenil con esta novela que se presentó en España en Navidades y que viene precedida de un enorme éxito editorial en Estados Unidos. "Serafina y la capa negra" puede encuadrarse en el género de la literatura fantástica juvenil, que tantos éxitos y alegrías nos está dando en los últimos años. 

Además, en ella no hay magos, ni escuelas de magia, ni niños llamados a salvar el mundo ni nada por el estilo. Parece que después de Harry Potter toda la literatura juvenil gira en torno a ese mundo y las estanterías de las bibliotecas se llenan de libros que no pueden imitar, ni de lejos, las aventuras de nuestro querido Harry.

Serafina es una niña que vive junto a su padre en los sótanos de la mansión Biltmore. En la noche, recorre sus pasillos y salones, y conoce todos los rincones de la casa. Sueña con ser una niña como las demás, y poder jugar y corretear por los jardines a la luz del día. Pero vive escondida entre las calderas del sótano, sobreprotegida por un padre temoroso.

Cuando los niños de la casa comienzan a desaparecer toda la intuición y la perspicacia que ha desarrollado durante su corta vida, le servirán para intentar resolver el misterio. Y en la oscuridad de la noche descubrirá al hombre de la capa negra, que roba niños, sus cuerpos, sus cualidades y sus almas.

¿Qué secreto esconderá ese hombre, dónde mora, qué hará para salvar a los niños y a ella misma?.

Este intrigante argumento nos engancha casi desde el primer momento y aunque es una narración algo simple, nos descubrirá un mundo secreto más allá del bosque, al que pertenece Serafina y que dará sentido a su vida. 

Aunque me ha parecido muy simple la narración, con algún error gramatical y de estilo, atribuible a la traducción, la historia es original y entretenida para un público juvenil, ávido siempre de aventuras.